Basura espacial somatizada. ®. ©.

 
Basura espacial somatizada. 
Novela de Ciencia Ficción. 
(Narrativa)
Autor: Jorge Ofitas. 
Sevilla. 2015. ®. ©. 
BASURA ESPACIAL SOMATIZADA I
Las primeras somatizaciones
Resultó que la comunidad científica descubrió que la basura espacial somatizaba en los seres vivos y éstos a su vez somatizaban en la basura espacial. Así que extrañas imágenes y artilugios comenzaron a poblar el espacio exterior próximo al planeta tierra. Estos sucesos caían fuera de la comprensión del consejo científico elegido para estudiar e intentar solucionar el problema. El primer caso se dio en un hombre que paseaba por un parque y se hizo un “selfie” con su celular, segundos después de hacerse la foto el hombre desapareció, reapareciendo su imagen viva flotando junto a la basura espacial extra tierra. Nadie sabía a ciencia cierta si el hombre seguía vivo gravitando en el espacio o solamente era una imagen. ¿Pero cómo pudo ocurrir tal cosa? El segundo caso era aún más preocupante, una mujer que compraba con su tarjeta de crédito en Internet desapareció por la ranura donde se insertan los pen drive, reapareciendo igualmente su imagen orbitando alrededor de la tierra. Era realmente un problema muy serio sin visos de solución y lo peor estaba por llegar, porque pocos días más tarde una familia que hacía fotos en un zoo desapareció al completo junto con el zoo. Por supuesto ocurrió como en los dos primeros casos, las imágenes de la familia en cuestión y todo lo que contenía el zoo, animales, visitantes y demás comenzaron a aparecer allá en el espacio exterior y a dar vueltas alrededor del planeta. 
Los gobiernos puestos al corriente interrumpieron inmediatamente las conexiones de Internet en todo el mundo y también los teléfonos móviles, solo se permitían teléfonos por cable y walkie talkie. En principio las señales de radio tampoco se vieron afectadas, aunque esto no duraría. Los cuerpos militares tomaron las riendas del caso y el mundo entró en colapso ante la situación grave e inesperada. Nadie sabía por dónde empezar o tal vez era el principio del fin…

Hasta que llegó la primera gran catástrofe. Un pequeño país no recibió los avisos pertinentes debido a su aislamiento diplomático e hizo una conexión vía satélite a otro país, ignorando que no se podía hacer tal cosa, segundos más tarde el estado desapareció con su franja de tierra y en su lugar apareció un vasto desierto de arena. Esta crónica consternó al planeta que ahora solo oía las noticias vía radiofónica.

Los amantes de las tradiciones antiguas, los anti sistemas, los naturistas, ecologistas y otros grupos verdes de presión consiguieron echar el mundo a las calles y la clase política quedó bloqueada y expulsada de la dirección que debía solventar lo que podría ser el fin de la humanidad conocida. Pero los dueños de las grandes fortunas y todos los ricos rieron y consiguieron bloquear los fondos destinados a investigar el síndrome de la basura espacial somatizada, tal como la bautizaron.

Y cuando menos se esperaba comenzaron a surgir otras variantes del síndrome. El primer caso de estas nuevas variantes se dio en una persona que estaba obsesionada con un culebrón televisivo, el hombre se sentó con sus palomitas y refrescos a ver su capítulo semanal y al darle al mando del televisor el mando lo engulló. Luego su voz comenzó a salir en todos los receptores de radio del mundo por espacio de una hora. Seguía vivo aunque en forma de corriente eléctrica, pedía socorro e interfirió todas las comunicaciones militares, quedando el globo aislado de nuevos noticiarios. El siguiente fue una chica que vivía sola y se enamoró platónicamente de un apuesto galán de cine, cuando de repente una larga mano salió del televisor agarró a la joven que estaba en su sofá y la metió dentro del capítulo, estos dos casos aterrorizaron tanto al mundo que casi todos los habitantes apagaron o destruyeron sus televisores…

Esto solamente sería el principio de un largo elenco de extraños fenómenos que desestabilizaron el planeta y lo convirtieron en un caos tecnológico, pues debido a la dependencia humana de la tecnología casi toda la industria incluidos todos los tipos de transportes quedaron bloqueados. Las materias primas dejaron de llegar a todos sus destinos y solamente las regiones que poseían su propia riqueza agrícola, ganadera y pesquera podrían sobrevivir al síndrome de la basura espacial somatizada. Todos los países del globo se reunieron en un consejo extraordinario y el mundo volvió así a la edad media, pues todas las luces del planeta se apagaron, los generadores de energía se agotaron, los coches no arrancaban y nada que fuese eléctrico. Por este motivo se dispusieron con urgencias criaderos de palomas mensajeras. Dentro de la oscuridad todos quedaron aislados de todos y muy pronto las familias comenzaron a organizarse en clanes, ante la intensa oscuridad y miseria que se avecinaba. 

BASURA ESPACIAL SOMATIZADA. II.

La decepción del hibernado.

August Hellman se tumbó dentro de la cápsula de hibernación. Los científicos de la agencia aeroespacial una vez hubieron conectado todas las terminales vitales cerraron el compartimento. Sería la primera vez que una cápsula con un ser humano en su interior cruzaría el espacio a velocidad luz. Destino, un nuevo planeta similar a la Tierra descubierto en los límites de la vía láctea. Si los datos de la sonda espacial fueron correctos los niveles de oxígeno serían similares a los de la Tierra y August podría salir de la cápsula e inspeccionar el nuevo planeta sin riesgos para su salud.

Cuando arribó al nuevo planeta August quedó desconcertado. El mismo grupo de científicos que lo lanzó al espacio lo estaba esperando. ¿Había vuelto a la Tierra? ¿Salió mal el experimento? Preguntó August al jefe del proyecto, qué le respondió:

- No querido August. El experimento ha salido como pensábamos. Pues hemos demostrado que el espacio exterior solo es ilusión, como dicen los indos es maya.

- ¿Y adónde fue mi cápsula, entonces?

-  La Tierra está embolsada en una membrana invisible y nebulosa que a su vez impide que cualquier cuerpo orgánico o sólido la cruce. Sí, August. Lo del espacio es como lo de los reyes magos a los niños o un cuento de navidad con santa Claus. Como lo prefieras.

- ¿Y qué haremos al respecto?

-  Esperar a que todo termine. El planeta está siendo engullido por un agujero negro de la membrana.

-  Que extraño, jefe.

-  Lo es. Fíjate el color del cielo está cambiando, color plomo.

-   Es terrorífico. Deberíamos bajar todos al subterráneo.

-   No. Que preparen la ultra nave. Permiso concedido.

- ¡Sí, mi general! ¡A la orden, señor!... ¡Código platino! ¡Código platino!

- Jefe, ¿qué significa código platino?

- Evacuación de las familias elegidas. Destino, vagar por el espacio. Una posibilidad entre millones de encontrar un planeta…

- ¿Y por qué no algún planeta del sistema solar?

- Para eso tendremos que esperar, a ver cómo se va desarrollando la membrana. ¿De dónde habrá salido ese agujero negro?..

- A lo mejor solo es el reflejo de un inmenso, capitán. Ja.

- ¡Astronauta, August! No me obligue a presentar un informe al consejo superior de amazonas por machismo interestelar.

- Pido disculpas, señor, por la grosería.

- ¡Mi general! Ha llegado esto para usted urgente del consejo científico.

- Gracias, soldado. Retírese. Mira esto August. La basura espacial se está comiendo literalmente a todo ser orgánico.

- Si pudiésemos lanzar la cápsula más allá de la bruma…

 - Es imposible. ¿Se te ocurre alguna idea para salvar la humanidad? Doctor… 

 
BASURA ESPACIAL SOMATIZADA. III.
El gran magma
Capítulo 3. 
El gran magma. 
Todo aquel asunto de la basura espacial somatizada no pudo ocultarse mucho tiempo de la opinión pública mundial. El motivo no era otro de los acontecimientos visibles a todos, aquel agujero negro qué se veía en cualquier parte del planeta más las desapariciones de todos los que utilizaban tecnología lo impedían. Aunque todo esto tenía una vertiente secreta de los poderes ocultos militares y científicos de ámbito privado qué sí qué sabían el origen del problema o al menos que lo ocasionó. Solamente había algo que los expertos no alcanzaban a comprender y era el hecho de aquellas desapariciones arbitrarias de personas normales que desaparecían y se ponían gravitar alrededor de la tierra. 
 
Por razones de índole política supeditada ésta a los grandes poderes económicos; durante décadas se suprimieron los valores auténticos y la especia humana se atrofió. La corrupción, los vicios, el consumismo, la mala educación, la homosexualidad en exceso por pura depravación y la publicidad que de estos atrofios hacían los medios de comunicación en manos de partidos políticos y personas desarraigadas desembocó en un resurgimiento místico naturista. Nunca fue tan cierto aquel aforismo laotseniano; “cuando se reconoce lo bello cómo bello aparece la fealdad”.  
 
Sin embargo, un día ocurrió algo sorprendente el agujero negro desapareció y aunque los somatizados no regresaron, el mundo parecía haber vuelto a la normalidad sobre todo desde que el hombre más poderoso del mundo mandó parar el experimento del acelerador de partículas que buscaba la quinta esencia orgánica que creaba todo lo demás, es decir el popular 5º elemento o esencia de Dios. Este acelerador de partículas y otros experimentos en las sombras producían terremotos en lugares sin fallas tectónicas, lluvias torrenciales que arrasaban pueblos, grandes incendios imparables, vientos huracanados que barrían litorales y por supuesto las plantas petrolíferas que pudrían todos los ecosistemas a velocidad de vértigo sin contar el acelerado aumento de todo tipo de cánceres en los seres humanos… Parando de contar. 
 
Ocurrió algo aún mas extraño y es que el acelerador de partículas desapareció también. Los diferentes líderes espirituales mundiales se lo achacaron a Dios o lo que es lo mismo al espíritu del Universo el verdadero 5º elemento, la ciencia fue crucificada y todos los aparatos vía satélite o que se conducían por hondas invisibles tuvieron que se retirados del mercado incluidos estos satélites y otras tecnologías secretas, con todo y con esto los más poderosos seguían teniendo satélites e hicieron caso omiso a la opinión pública mundial, sus políticos, sus religiosos de primer orden y los avezados ecologistas que vieron como las personas ya no querían seguir consumiendo cacharros de ondas, sobre todo por el intenso miedo que les embargaba. 
 
Muchos pueblos crearon comunidades naturistas y regresaron a miles de años atrás, el efecto dominó de la basura espacial somatizada no había hecho nada más que empezar y la fauna y la flora comenzó a repoblarse a una velocidad de vértigo. Claro qué, el poder supremo militar mundial y sus inversores no estaban dispuestos a ceder y estudiaban crear un virus exterminador que aniquilara al ochenta por ciento de la población mundial. 
 
Los núcleos urbanos de primer orden se fueron apagando. Un éxodo masivo de personas se dirigía en todas direcciones hacia campos y montañas, a pie o en carros tirados por animales, aunque esto no era lo más preocupante. El síndrome de la basura espacial somatizada sin duda era el principio del fin. Sin embargo algo realmente sorprendente ocurrió… 
 
Continuará...

Nota del autor: Esta novela está concluida y se irán subiendo los capítulos según el interés de los lectores. 

Un cordial saludo. 
Autor novela: Jorge Ofitas. ®.
Sevilla. 2015. ®. ©. 

Nº visitas

24187

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1