El lobo solitario.

El lobo solitario se echó a la mar. 

Entre esbozos de olas, embriagado;
Por el dulzor de aquel aroma. 
¡Proa a la mar sin barreras qué la muerte me espera!
 
Aun reclama un viejo sentimiento,
bajo aquella barca, a sotavento. 
Y confió al tiempo el destino de su empeño.
Con la vela izada, preguntó a neptuno por su amada. 
¡Proa a la mar sin barreras qué la vida me espera! 
 
El lobo solitario ríe a horcadas,
si se presenta la marejada y si en el arrecife,
abruman temporales, resuelto a la mar enviste,
envuelto de soledades. 
¡Proa a la mar sin barreras qué la muerte me espera! 
 
Bálsamo de ron y caña, virando a barlovento,
se le resbaló el timón buscando al viento.
El lobo solitario llamó a la sirena de blanca estela.
Y se perdió con su velero en la alborada,
con la verde mar de su mirada.
¡Proa a la mar sin barreras qué la vida me espera! 
 
Autor versos: Jorge Ofitas. 
Cádiz. 2012. ©.®.

Nº visitas

7901

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1