Paolito y ojos de Estrella. ®. ©.

 
Paolito y Ojos de Estrella.
Cuento Infantil de fantasía
Autor: Jorge Ofitas.
Sevilla. 2014. ®. ©. Jorge Ofitas.
Capítulo. I. 
Paolito era un niño muy revoltoso al que gustaba hacer todo lo que prohibían. Por estos comportamientos rebeldes y las malas notas su madre decidió enviar a Paolito una temporada a casa de su hermana Carla, que vivía solitaria en un bosque, algunos incluso afirmaban que era una terrible bruja. ¡Habladurías! Decía la madre de Paolito.  
Cuando Paolito vio alejarse el auto de sus papás echó a correr hacia el bosque y desapareció. Muy pronto sus padres regresaron asustados y junto a Carla llamaron a los guardabosques y rastreadores de la zona, pero Paolito no apareció tras la primera noche. Sus papaítos se instalaron allí hasta que no se solucionara la desaparición de su único y querido hijito.  
Paolito sin embargo no estaba tan perdido como todos pudieron suponer. Tenía tan solo cinco años, sí, aunque  poseía innata valentía pues nunca conoció el miedo, sí la fantasía. 
A media noche Paolito se escondió en el hueco de un gran árbol drago milenario. Fue cerrando los ojos y de repente oyó una voz muy fina y musical, bellísima:
- Um, pareces perdido, Paolito.  – Paolito despertó y vio dos ojos preciosos que parecían estrellas, estaban quietos  y relumbrantes delante de su nariz y agitaban una varita mágica. No se asustó y dijo: 
- ¡Qué bella eres aunque seas pequeñita, estrellita! ¿Podrías ayudarme a regresar? Bella hechicera de los bosques. 
- ¡Yo no soy la hechicera de los bosques! Esa es la que te ha maldecido para que te pierdas y mueras. 
- ¿Te refieres a una bruja grande con escoba de esas de los cuentos?
- Paolito, la bruja del bosque es tu tía Carla. Ella quiere quedarse con la herencia de tu madre, su hermana y muriendo tú la hereda ella. 
- No puedo creer eso, uy que frío  me ha entrado. ¿Cómo te llamas? ¿Tienes nombre?
- Soy Ojos de Estrella para todos los amiguitos buenos del bosque y del mundo mágico. ¡Sígueme! Te llevaré a la cueva de la Piedra Soñadora, ella te ayudará. 
- Me fio de ti, eres tan bonita y buena. 
- Por ti haré todo lo que esté en la varita mágica de mi corazón de estrella, fantástica, soy amor. 
- Uy, me parece que me estoy enamorando de ti… 
- Bah, se te pasará, todos me dicen lo mismo y después se olvidan… ¡Mira esa es la piedra soñadora! Está dormida, si la despertamos, se enfadará y levantará un fuerte viento que traerá abundantes aguas. Tenemos que esperar hasta que salga el sol. Ven, aquí cerca tengo una cabaña con leña y algo de comida. 
- ¿Pero si tú eres muy pequeñita y mágica, como tienes una cabaña?
De repente Ojos de Estrella, mágica realizadora de breves sueños, se convirtió en una niña de la misma edad que Paolito, aunque algo más alta. Además, era muy bonita. El muchachito cuando vio a su nueva amiga humana, dijo:
- ¿Te casarás conmigo y serás mi amor eterno? – Sin duda estaba hechizado- 
- Solo podré mantener la forma humana hasta que despierte la mañana y la piedra soñadora, cuando amanezca ya no volverás a verme de ninguna de las formas, Entremos en mi cabaña y tomemos algo calentito y después descansaremos….
Un ratito más tarde…
- Paolito. Abrázame, durmamos un poquito y démonos calorcito…. Sueña, sueña, sueña… Conmigo… Nunca más estarás solito… La Piedra Soñadora nos dirá como encontrar a tus padres…. Un besito… 
- Gracias, Ojos de Estrella, te quiero, eres tan bella… 
Antes de que pudiesen conciliar sus sueños la puerta de la cabaña se abrió y apareció un junco del río con dos ojos huevones y boca ancha que emitía risas y maldiciones, entonces Ojos de Estrella al verle despertó a Paolito. 
- Paolito, tenemos que huir. 
- ¿Qué ocurre? Soñaba contigo… Que ser más desagradable, ese…
- Vamos, es Juncoso, el chivato del bosque, si descubre nuestro planes estamos acabados…. Te llevaré a las copas de los árboles gigantes hasta que despierte la Piedra soñadora, allá arriba habita la maga Mantisora…. 
Fin del extracto.
 
Continuará….
Este cuento infantil está protegido por derechos de la propiedad intelectual.
Sevilla. 2014. ®. ©. Jorge Ofitas.
Pasaje. 2º. 
Ojos de Estrella ayudó a Paolito a subir a la copa del gran  árbol. Una vez allí ambos volvieron a acurrucarse y dormirse. Entonces  algo realmente maravilloso tuvo lugar. Todos los hados y hadas diminutos del bosque subieron a las copas de los árboles para conocer a Paolito el niño humano que debido a su pureza le fue permitido entrar en el bosque mágico invisible a la mirada de los demás seres humanos. 
- Lo sabía, esto es cosa de Juncoso, pero estos seres traen  buena suerte. ¿Los oyes Paolito? Tocan la melodía celestial con flauta de pan. Mira el cielo poblado de seres brillantes….
- ¡Fuera todos! ¡U os convertiré en ranas voladoras y pestilentes! Hola, Ojos de Estrella.  – La maga Mantisora expulsó con su magia a todos los hados y hadas luminosas. - 
- Hola maga Mantisora. 
- El niño duerme. No me lo cuentes, lo sé todo, pero la solución debe darla la Piedra Soñadora. Ahora venid conmigo a mi cueva glacial allí estaréis más seguros hasta el amanecer. ¿Es valiente el muchachito o es un cagadito? De todas formas me aseguraré y le pondré orejas de borreguito para que sea dócil en sus respuestas, hasta que salga del bosque sano y salvo. 
- Creo que es valiente Maga. No le hagas eso. 
- Si, si, así  será bueno y no creará problemas. Le va hacer falta mucha suerte. La maldición de Carla es muy fuerte, en marcha… 
La gran maga Mantisora, Ojos de Estrella y Paolito que tenía mucho sueño, iniciaron el camino hacia el valle de las piedras hablantes. Debían llegar justo antes del amanecer pues la piedra soñadora solamente recibía consultas a la salida del sol, luego se quedaba meditando todo el día y si alguien la molestaba era aplastado por otras piedras del lugar. 
Paolito pareció espabilarse, aún quedaba un largo camino entre bosques inmensos hasta llegar al valle, sin embargo, el chivato Juncoso los seguía muy de cerca. La misión de Juncoso no era otra que mantener informado a Trolero y Lolera, Un matrimonio de magos negros que criaban urracas y todo tipo bichos inmundos, aspiraban a controlar el poder del bosque, regido hasta ese momento por el poderoso mago invisible Mayarosa que podía y adoptaba diferentes formas según su conveniencia. Mayarosa andaba enamorado de Ojos de Estrella, aunque ella no lo sabía.  
Tras varias horas cruzando bosques por fin avistaron el valle y la luz que emanaba de noche la Piedra Soñadora. Faltaba poco más de una hora para que amaneciese, los tres se refugiaron en el interior de un frondoso árbol mágico que se encontraba en el interior de una cueva helada de color púrpura, aquel lugar no era otro que el hogar de la mágica y poderosa Mantisora. 
Continuará…
 
Nota: Este cuento infantil está protegido por derechos de la propiedad intelectual. Prohibida su reproducción total o parcial fuera de esta página web. 
El autor. 
 
Sevilla. 2014. ®. ©. Jorge Ofitas.
 

Nº visitas

8285

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1